The Postal Service

Todas los desvarios de una joven de 21 años que no sabe como llevar el día a día. Muchas veces pensando y otras veces actuando.

lunes, septiembre 05, 2011

Si me hubiese quedado sin un brazo o una pierna, no sería tan malo. Si hubieran sido las orejas sería terrible aunque llevadero.

Pero sin nariz no se sabe lo que es una persona: pájaro no es, ciudadano tampoco, ¡es para coger y tirarse por la ventana! Si al menos me la hubiesen amputado en la guerra o en un duelo, o si yo mismo fuese el responsable... Pero se ha largado así, sin ton ni son, se ha largado por las buenas, ¡sin pedir nada a cambio!... ¡Que no, que no puede ser! - añadió tras reflexionar brevemente-. Es inconcebible que se haya largado mi nariz. Por supuesto que es inconcebible.


Extracto de La Nariz, un cuento de Nikolái Gógol re-descubierto en un nuevo volumen de la Colección Pequeña Biblioteca de Gadir Editorial, 2011.

2 Comments:

Blogger sacris said...

Jajaja, me ha gustado el cuento, tendré que buscarlo :)

Espero que no se vaya mi nariz!

13/9/11 8:25 a. m.  
Blogger not exactly said...

Siempre me encanta leerte, ya lo sabes. Lo hago en silencio, sin pronunciarme, pero siempre ando por aquí. Comprobando que sigues en pie y sonriendo.

27/11/11 7:04 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Estadisticas de visitas